Con la finalidad de ayudar a los pacientes, queremos aportar algo de información objetiva a cerca de estos dos tratamientos, que dejen las cosas claras en cuanto a indicación, pronóstico, ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.
Quiero empezar recordando, que el principal objetivo en Odontología es la prevención de enfermedades en la boca e intentar mantener nuestros propios dientes, através de distintos procedimientos como la periodoncia, operatoria, endodoncia,etc. Cuando esto no es posible, el implante dentario es una buena opción para reponer esas piezas “insalvables” o las ya ausentes (entrecomillo insalvable porque quizás sea insalvable para un odontólogo general pero no para un especialista).
En cuanto al éxito a largo plazo de ambos tratamientos, estudios serios y objetivos indican que es similar (siendo criterios de éxito mucho más exigentes para la endodoncia que para los implantes). Doyle y cols. (Journal of Endodontics 2006) realizaron durante diez años un estudio longitudinal comparando 196 endodoncias con el mismo número de implantes, observando una tasa de éxito cercana al 90% en el caso de la endodoncia. Iqbal y Kim (Journal of Endodontics 2008) en trabajos similares, también llegaron a las mismas conclusiones.

Estudios más recientes y después de los millones de implantes colocados en los últimos años, parecen indicar otra cosa en cuanto a los problemas a largo plazo. Según el Boletín de Abril de 2014 de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) Pag.26  “Los estudios más optimistas estiman que hasta el 28% de los pacientes con implantes sufren periimplantitis…” “…dada la ausencia de datos epidemiológicos sobre este problema, SEPA está llevando a cabo un ambicioso estudio para conocer mejor tanto su prevalencia como los factores de riesgo asociados.”

Ventajas de la endodoncia frente al implante

Conservación de la pieza dentaria ¿Qué mejor implante que nuestra propia raíz?. Los dientes naturales mantienen la altura de nuestro propio hueso marginal.
Es un tratamiento mucho más económico, menos cruento y rápido (una sola sesión), si hay fracaso, se puede intentar retratar (reedodonciar)
Menos necesidad de revisiones y complicaciones. Más de un siglo de experiencia.
En caso de grandes lesiones osteolíticas se regenera hueso de forma natural (ver ejemplos en el apartado de“casos clínicos”).

Desventajas de los implates frente a la endodoncia

Tratamiento mucho más caro.
Como cualquier procedimiento quirúrgico, los implantes encierran un mayor riesgo de infección y de complicaciones, como invasión del seno maxilar y daño del nervio dentario inferior, dejando secuelas importantes.
Aflojamiento de los tornillos y periimplantítis. Cuando hay problemas de fracaso son de dificil solución. En fumadores, el riesgo de complicaciones se ve seriamente aumentado, afectando al éxito del tratamiento.
Problemas gingivales y/o estéticos. Riesgo de hematomas y sangrado.
Peor postoperatorio.

Los dientes naturales estan rodeados por el ligamento periodontal, que es el responsable de que tengamos sensación de presión al morder o masticar. Los implantes, no tienen este ligamento periodontal, perdiendo por tanto esta sensación que nos aporta el diente natural.

Conclusiones

Los implantes son una buena opción para sustituir piezas ausentes (que ya no están en la boca), lo que nunca se debe hacer (mala praxis) es crear ese espacio extrayendo piezas que se podrían salvar con endodoncia, con la finalidad de colocar un implante. LO PRIMERO ES SIEMPRE INTENTAR CONSERVAR NUESTRAS PIEZAS DENTALES. Debido a esta “mala praxis”, los pacientes se encuentran muchas veces en la situación de decidir entre endodoncia o implante. Cuando esto no debería ser así dado que la endodoncia tiene como obtetivo conservar nuestras propias piezas y los implantes sustituir piezas ausentes o “insalvables”. Cuando un paciente tiene un problema en la muñeca, no se plantea cortar el brazo y colocarse uno ortopédico, su médico siempre le recomendará que intente conservar el que tiene operarándose las veces que sean necesarias antes que la amputación, derivándole a un compañero especialista en muñeca.

Ya lo dijo Cervantes, “Porque te hago saber Sancho, que la boca sin muelas es como molino sin piedra, y en mucho más se ha de estimar un diente que un implante”

En alguna “policlínica-franquicia” de mi querida ciudad de Jerez, de cuyo nombre no quiero acordarme, tuvieron el descaro de llamar al pasado mes de octubre de 2012 “el mes del implante”, con gran despliegue publicitario del tipo “si compra dos le regalamos uno y una toalla de playa”

Si alguna vez le proponen “sacarlo todo” para colocar los codiciados implantes, no se conforme, pida una segunda opinión.